LIBERTAD DE ELEGIR. “Tempus fugit”. El Confidencial. 18.03.17

No es una novedad afirmar que la situación política en Catalunya es poco menos que explosiva. Resulta innecesario entrar en detalles. Conviene, no obstante, destacar que las sentencias del 9N, el desarrollo del cas Palau, la creciente tensión en el Parlament y el complejo horizonte judicial que se avecina problematizan el escenario.

El Govern catalán y los partidos independentistas se presentan como víctimas de un contexto político adverso.  Presuntas víctimas. Y, juntamente, con la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium elaboran posibles mapas futuros. Esta semana hemos conocido la nueva hoja de ruta de la ANC. Una apuesta sin matices por la ruptura definitiva. En todas las hipótesis de trabajo, la respuesta de la ciudadanía, entendida como movilización popular, es la auténtica medida de todas las cosas. El agotamiento del tiempo de la hoja de ruta aprobada por el Parlament es el elemento clave. Se toma dolorosa conciencia de la irreversibilidad del tempus fugit

La apuesta organizativa más relevante de esta estrategia política radica en aprobar la Ley de Transitoriedad Jurídica y convocar, al mismo tiempo, un referéndum amparado a la nueva legalidad catalana. Hoy no hay un plan B ante cualquier eventualidad que implique la no celebración de la consulta refrendataria con efectos vinculantes. Ése es el discurso oficial y en eso cree una amplia mayoría de dirigentes independentistas. Ahora bien, convocar un referéndum no supone necesariamente celebrarlo.

El reto exige responder a unas preguntas esenciales: ¿Cómo actuará el Gobierno español? ¿Cometerá algún error grave con consecuencias trascendentes? ¿Podrá un cúmulo de errores justificar la exhortación, por parte del Govern catalán y de las fuerzas parlamentarias que le dan apoyo, a movilizarse en defensa de una supuesta dignidad nacional maltratada? Ahí reside la cuestión fundamental para entender qué sucede hoy y qué puede ocurrir en las próximas semanas en Catalunya.

No aventuro aquí ni la conducta del Gobierno español, ni la eventual respuesta de sus antagonistas del Govern. Nadie tiene suficientes elementos de juicio para evaluar hasta qué punto, unos y otros, pueden mantener el envite hasta el final. Buenos conocedores de la estrategia gubernamental sostienen que el Presidente Rajoy no caerá en esa trampa y no cometerá errores de calibre. La política tejida de emociones y sorpresas no es un campo abonado para los augurios.  Ya se verá.

No obstante, sí podemos analizar aquí las diferencias que, entre los socios de Junts pel Sí, van adquiriendo carta de naturaleza ante una situación tan extrema. Republicanos e independentistas persiguen el mismo objetivo común: la separación de Catalunya, su independencia. Creen, firmemente, en su necesidad histórica, y batallan para conseguirla cuanto antes.

Sin embargo, el PDeCat tiene que hacerlo con las manos atadas a la espalda. Los juicios que afectan a dirigentes principales, las condenas por inhabilitación al President Mas, la Vice-Presidenta Ortega y la Consellera Rigau y la imposibilidad de que Artur Mas sea el candidato del PDeCat en las próximas elecciones, les desconcierta y les paraliza.

¿Ir a unas elecciones anticipadas? Sí. Hacerlo con una fórmula parecida a la de Junts pel Sí? No. ¿Con qué candidato/a? No hay por ahora respuesta. ¿Cuál podría ser la situación del PDeCat en unas elecciones anticipadas, celebradas, como muy tarde, en otoño? Esta última pregunta pesa como una losa sobre los dirigentes nacionalistas.

Por otra parte, ERC, vive una tensión de naturaleza distinta. La convivencia en el Govern con el PDeCat, heredero autoproclamado de la vieja CDC, se revela cada vez más inconveniente y menos deseable. Las bases militantes republicanas exigen, rotundamente, el referéndum, su celebración, distanciarse a tiempo del PDeCat e ir después a unas elecciones anticipadas. El candidato Junqueras las podría ganar y es, plenamente, consciente de ello. Probablemente, esté valorando el grado de maduración de las condiciones objetivas que le garanticen su victoria electoral. Éstas no pueden pudrirse con el inapelable discurrir de los meses. El tempus fugit deviene, implacable, un peligro notable para la consecución de una victoria holgada de ERC. Debería ser pues conjurado.

Ambos partidos apoyan el referéndum. Por supuesto. La convocatoria del mismo resulta inevitable. La percepción de la respuesta del Gobierno español es discutible. Pero para ERC ganar las elecciones es el gran objetivo no confesado. Creen que, con toda probabilidad, la independencia llegará de su mano en un futuro no muy lejano pero todavía hay muchos obstáculos que superar. La competencia por la hegemonía del espacio de centro – izquierda, es uno más a salvar. En ese contexto, la contrastada pérdida de las expectativas electorales de los ex convergentes es capital para el proyecto de Junqueras. Nada nuevo bajo el sol. Es más, se comprende que así sea.

La dialéctica bascula entre la convocatoria del referéndum y cuándo será posible celebrar elecciones anticipadas. Y se ha de poder hacer, sin que la ciudadanía tenga la sospecha de que se ha renunciado a las más firmes convicciones independentistas. Hablé de ello en el último artículo para El Confidencial.

Si quiero señalar, que intuyo que cada fuerza política – PdeCat y ERC-   desde su particular óptica, pretende disponer de un buen pretexto para que, convocado el referéndum, se pueda aceptar su imposible celebración y mantener, no obstante, las máximas expectativas desde el punto de vista electoral. El problema entre los independentistas radica que lo que es recomendable para ERC es pésimo para el PDeCat. La prudencia y la cautela que observamos desde hace semanas en la mayoría de dirigentes independentistas responden a esa íntima preocupación. Todo adquiere un tinte más dramático cuando se comprueba que el tiempo, inasible, se acaba.

 Tempus Fugit


Resta encara marge de maniobra? – La Vanguardia – 09.03.17

No cal que repetim, per conegudes, les principals característiques de l’escenari polític català. Els seus perfils estan clarament definits. Caldria però, assenyalar que l’informe del Consell de Garanties Estatutàries rebla el clau. La resposta del Govern i dels partits que li donen suport, també. Aquesta està en consonància amb el discurs inequívocament independentista de referèndum si, o si. La interpretació que fa el President Puigdemont i Junts pel sí és força discutible. Però Puigdemont no enganya a ningú. El referèndum es convocarà així s’ensorri el món.

Sabem que en política el temps és més important que en gramàtica i s’està, literalment,  acabant. El Govern català camina endavant, decidit i confiat. El Govern espanyol, cautelós, espera esdeveniments. L’esforç brutal recau sobre el Govern català.  L’espanyol administra el temps amb un desgast menor.

Junts pel sí fia la seva sort i la del país a l’eventual resposta del poble català. Els  judicis pel 9N, l’abast del cas Palau i el fracàs d’una negociació que mai ha existit graviten sobre la ciutadania, dia rere dia. La lectura que de tot plegat acabin fent els catalans condicionarà el termòmetre de la mobilització popular. Uns i altres tenen esperances  fundades de quant pujarà o baixarà la temperatura. El desenllaç final és tanmateix opinable. Vostès jutjaran. És un futurible difícil d’avaluar. Sostinc que, sigui quin sigui, el nivell de la resposta abans esmentada, la convocatòria del referèndum es produirà.  Es farà quan la Llei de Transitorietat Jurídica sigui votada. La iniciada reforma del reglament del Parlament per a poder votar la independència exprés es una mostra inequívoca. Injustificada políticament, però tota una declaració d’intencions.

La resposta espanyola a l’aprovació de la desconnexió serà contundent. El referèndum es convocarà però  no es celebrarà. Em poden creure si els hi dic, que aquesta és una constatació prudent i ben intencionada. Potser equivocada? Es veurà.

Davant d’un escenari presumiblement advers que doni com a resultat la  no celebració de la consulta, hi ha cap alternativa? Crec que si. Cal que cremem totes les naus en l’envit? Sincerament, penso que no. No ens convé. Què es pot fer llavors? No ho  comparteixo gens, però entenc, que el President de la Generalitat, tot respectant  la paraula donada, convoqui el referèndum. Modestament, suggeriria que ens ho estalviéssim  però sospito que això no passarà.  Quan succeeixi, s’hauran d’avaluar les conseqüències immediates i mediates. Caldrà fer-ho amb prudència i serenor. El Govern català haurà de plantejar-se, si disposa o no,  del marge de maniobra suficient. Ells ho sabran millor que ningú. Si pogués fer una sola recomanació seria la següent: no s’encerclin en la ciutadella, obrin,  en la mesura que puguin, finestres d’oportunitat.  Una de molt  important és conservar la potestat – avui per avui indelegable- del President de la Generalitat per a dissoldre el Parlament i convocar eleccions anticipades. Disposar-ne per exercir-la.

Si, finalment, ho fa, el Govern haurà d’explicar als nostres conciutadans el complex context polític en el que es pren la decisió. Clarament, sense subterfugis. Caldrà confiar, aleshores,  en el poble de Catalunya. Ell ens dirà, segur de si mateix,  el que cal fer.  El que, com a subjecte sobirà, vol,  tot marcant el camí en el que ha de discórrer la propera legislatura. Facin-li cas.

Si s’expliquen les coses bé, si es mesura amb fredor  la correlació de forces, si s’analitza el marge de maniobra i s’opta per a la convocatòria de les eleccions, hauran de  fer-ho amb tranquil·litat d’esperit. Parlant amb respecte als nostres conciutadans. Ningú  els acusarà de rendició, traïció o d’ensulsiada. Per ser més precís, ho faran els de sempre. Només una condició resta decisiva. Els partits polítics independentistes hauran d’adoptar aquest acord amb peu d’igualtat i tots a una. S’evitarà així que la hipotètica responsabilitat d’un desenllaç no volgut, recaigui acusador sobre un partit o un altre.

Tindrem temps per endavant per a reflexionar, repensar primer i actuar després. I ho podrem fer tots junts. Independentistes, catalanistes i unionistes condicionats pel que el  poble de Catalunya hagi decidit electoralment. Els catalans ens obligaran a fer-ho.  Tindrem el vell mandat o un de nou. Indiscutiblement, haurem entrat en el post-Procés

Resta encara marge de maniobra- Llegeix la resta d’aquesta entrada »


LIBERTAD DE ELEGIR. Desobedientes. El Confidencial 04.03.17

Uno de los elementos que caracteriza la actual situación en Catalunya es la creciente izquierdización de los usos y hábitos de su vida política. He tenido la oportunidad de advertirlo, reiteradamente. El instrumento más poderoso de esta tendencia es la desenfadada generalización de la desobediencia civil.

En estos últimos meses, se han prodigado múltiples actos de contestación por todo el país. Es cierto, que los dirigentes y cargos públicos de la CUP protagonizan la ofensiva. Pero también lo es, que el resto de fuerzas independentistas no se han opuesto, ni mucho, ni poco. El PDeCat y ERC han bendecido con su silencio el auge de la respuesta anticapitalista de los cuperos. La opinión pública catalana asiste con un punto de indiferencia a la batahola que el continuo alboroto genera. No es que no preocupe este hecho, es que, en buena medida, la actitud de desobediencia y su corolario político se da por descontada. Es un proceder amortizado.

Los ciudadanos asisten a una representación dónde, definitivamente, se ha impuesto la máxima de que el fin justifica los medios. Los partidos soberanistas que persiguen sus declarados objetivos, aceptan que la desobediencia es un medio útil para progresar políticamente y, al final, es la única vía para, despreciando la legalidad vigente, enfrentarse al Estado español.

El peso de la actuación del Govern entorno al Procés es tan asfixiante que el resto de consideraciones de orden programático apenas tiene relevancia. El Procés y su eventual desenlace cercano ocupan todo el relato político en Catalunya. Se sostiene que formular críticas como las que apunto, debilita inapropiadamente el frente único de la reivindicación soberanista y abre grietas en la respuesta unánime que debe darse al Gobierno español, si se quiere forzar la negociación. Es un modo de verlo que no comparto.

Hay que explicar que la desobediencia civil, más o menos generalizada, es para los independentistas una anécdota si se tiene en cuenta el fin supremo que se persigue: el Estado catalán.

En este orden de cosas, estamos viviendo un episodio transcendente. Junts pel Sí ha decidido cambiar el reglamento del Parlament de Catalunya para que la Ley de Transitoriedad Jurídica pueda tramitarse por la vía de urgencia. Resulta imposible entender y aceptar que un proyecto de ley que, se considera decisivo para el futuro de la nación, sea guardado primero en los cajones y después tramitado por una supuesta vía de urgencia. Es inaudito que los instrumentos jurídicos para la desconexión no sean, a estas alturas, conocidos por la oposición.

Sorprende observar como diputados que representan una parte significativa del electorado catalán, se ven obligados a reclamar su derecho a discutir este proyecto de ley en condiciones y con garantías democráticas. No comprendo, como los diputados de los partidos que conforman el Govern – Junts pel Sí- pretenden eludir el debate parlamentario entorno a una iniciativa capital. Si sus convicciones para la defensa de la independencia son sólidas y consistentes, el debate en sede parlamentaria es una gran oportunidad para convencer de su propósito a la ciudadanía catalana. Si los argumentos pro-secesión son justos y fundamentados, ¿por qué no sostener un debate de altura en el Parlament? ¿Por qué abrazar una vía que rehúye la discusión de ideas políticas?

En este complejo contexto, la CUP va a la suya. Agita la calle, dia si, dia también, con el propósito de que la presente situación – que en diversas ocasiones he caracterizado de prerrevolucionaria- progrese en la línea de poner todo el sistema patas arriba. Para ellos, el Estado propio es un buen pretexto para subvertir, sin concesiones, el orden democrático.

Su última campaña con las correspondientes huelgas de estudiantes en torno a la subida de las tasas universitarias ha generado actos violentos en los campus. El disparatado lema “Las libertades individuales se supeditan al interés colectivo” no necesita de ningún comentario adicional.

La desobediencia así practicada, es un instrumento al servicio de la revuelta. Por supuesto, un instrumento político. Con él se pretende denunciar e impugnar, una vez más, las bases de nuestro sistema de libertades. Una aspiración por otra parte, absolutamente normal para una organización de naturaleza revolucionaria. Poco que debatir respecto a las pretensiones políticas de la CUP. Sorprende, en cambio, la aceptación, en ocasiones tácita y, en otras, explícita de los partidos que sostienen el Ejecutivo catalán. La mayoría de sus dirigentes aceptan, resignados, la desobediencia como método y buena parte de los mismos admiten que, al final, sólo la desobediencia con mayúsculas posibilitará una declaración unilateral de independencia.

Mientras tanto, el consentimiento por parte del PDeCat y ERC de la actividad de los desobedientes responde a un preciso cálculo político. Éste tiene que ver con el grado de ebullición del termómetro de la respuesta nacionalista. Subirá o bajará en función de las esperadas movilizaciones populares. Así están las cosas. Se espera con un punto de inquietud que el resultado de los juicios del 9N anime la respuesta de la ciudadanía en la calle. Y si ésta es notable, el Gobierno español se verá obligado a tomar buena nota de ello y actuar.

La cuestión fundamental reside en obligar al Estado español a algún tipo de negociación que permita la celebración del referéndum o abra nuevos escenarios que justifiquen su no celebración. Para este fin, la desobediencia deviene esencial.   Y tiene además un valor no menor. Las movilizaciones populares y un grado de desobediencia instalada en la ciudadanía podrían propiciar un error grave en la respuesta que el Estado se vea constreñido a dar ante una situación tremendamente complicada.

En estas expectativas se concentra buena parte del éxito de la estrategia secesionista. No hace falta que añada que la estrategia del Gobierno español se basa, por el contrario, en una actuación que imposibilite que los independentistas aprovechen la respuesta inadecuada.

En definitiva, que condicionados, unos y otros, por este endiablado escenario político, el diálogo, la negociación y el acuerdo son poco menos que una fantasía con la que alborotan todos.

La desobediencia no disminuirá. Sucederá lo contrario. El referéndum no se celebrará. En mi opinión, lamentablemente, tampoco se avanzará en negociación alguna. Parecería que está escrito que ambos trenes se acercan imparables al choque definitivo. Y sin embargo, aún no es así. El desenlace está en manos de la ciudadanía. La respuesta política que los ciudadanos catalanes den en estas próximas semanas, llevará indefectiblemente, a una nueva convocatoria electoral anticipada. No hay una vía alternativa. Sólo en esta clave podrá reinterpretarse el post-Procés.

Desobedientes

 


LIBERTAD DE ELEGIR. “Jaque”- El Confidencial. 18.02.17

imagen-sin-titulo-6

Visto para sentencia el juicio del 6F al President Mas, la Vice-Presidenta Ortega y la Consellera Rigau, el balance político del mismo es, como se esperaba, controvertido. Mas esgrimió una defensa que equilibraba la total responsabilidad política de la organización del 9N con la negativa a aceptar que él y sus compañeros de Govern hubieran desobedecido al Tribunal Constitucional. Serán inhabilitados o no. Lo decidirán los jueces. Pero, aparentemente, el independentismo catalán, hasta la fecha, ha salido favorecido de esta intensa prueba de fuego.

Si se sentencia la inhabilitación, la indignada respuesta política está servida. Si por el contrario, los jueces optan por la absolución, el soberanismo presumirá de haber ganado una importante batalla al Estado. ¡No les quepa la menor duda!  He aquí, los términos de la grave contradicción pendiente aún del desenlace. Con seguridad, en ambas hipótesis se producirá un determinado nivel de respuesta ciudadana. Desconozco ahora el alcance de la misma, pero el Govern catalán jugará esta baza hasta sus últimas consecuencias. Es cierto, que la movilización del 6F fue mas bien escasa y más allá, del significado político que tuvo, quedó por debajo de las expectativas de todos. En su fuero interno, el Govern lo sabe y los partidos que le dan apoyo empiezan a pensar que esta variable puede resultar muy peligrosa, si a ella se libra toda la estrategia. Nada está escrito, aunque percibo, claramente, las primeras vacilaciones.

Aguarda ahora el juicio de Francesc Homs para el día 27F.  El escenario será distinto, y la presión en la calle, notablemente, inferior. La épica perseguida se diluirá. Pero respecto a los contenidos, el guion no se apartará demasiado de lo que oímos y vimos el 6F. Quizás, el tono de la intervención de Homs será algo más agresivo para evitar que la significación política del juicio decaiga. Creo, no obstante, que el desenlace de ambos juicios será, con particularidades, parecido. La lectura del mismo volverá a ser comprometida y discutida.

Junto al impacto político de los juicios y las sentencias, el Tribunal Constitucional ha dado un nuevo paso. Este pasado martes anuló las dos resoluciones de convocatoria de referéndum aprobadas por el Parlament de Catalunya. Y al tiempo, enviaba a la Fiscalía la posible suspensión de la Presidenta de la Cámara y la apertura de la vía penal a cuatro miembros más de la Mesa del Parlament. Más desconcierto, más incertidumbre y más tensión.

Ante tal estado de cosas, en Catalunya se juegan tres complicadas partidas de ajedrez simultáneas. La primera enfrenta al Govern catalán con el Gobierno español en torno a la convocatoria y la eventual celebración del referéndum. Sin mediadores ni mediaciones. Con la expresa voluntad de conseguir el jaque mate. La segunda partida, se libra entre el PDeCat y ERC. Los intereses de ambos jugadores divergen y, a pesar, de que conceden al desenlace de la primera partida una notable importancia, el cómo proceder y qué hacer ante la imposibilidad de celebrar el referéndum abre estrategias distintas. La cuestión de la posible inhabilitación de Junqueras por la organización material del referéndum, no es un tema menor.

Los republicanos se preguntan si cumplir con su atávico compromiso de llevar a cabo el referéndum de independencia, el precio a pagar por el intento de la celebración del mismo es proporcional. Les asaltan las dudas. Por el contario, el President Puigdemont no vacila ante este dilema: hay que pagar el precio que resulte necesario por costoso que sea.  La asunción de responsabilidades de unos y otros- ERC y el PDeCAT – y la no celebración del referéndum, hace que la partida se acabe jugando con inmensa cautela y con la esperanza de un final con tablas.

La tercera partida se juega entre Junts pel Si y la CUP. Blancas y negras enfrentadas sin cuartel ante una agresiva estrategia de ataque de la CUP que se intensificará en las próximas semanas.  Para los revolucionarios no hay alternativa. El cambio del sistema pasa por la convocatoria y celebración de la consulta y por conseguir derrotar al Estado. Están convencidos de que así ponen las bases de un ataque profundo al capitalismo, que se pretende irreversible. Nada nuevo. Es la impecable e implacable lógica de los independentistas revolucionarios. La CUP prepara su jaque mate contra todo lo que se mueve. Ante este panorama, ¿Qué se puede aventurar? En síntesis:

  • Se convocará el referéndum. No será legal ni acordado. Difícilmente, las leyes de desconexión que se debatirán, próximamente, en el Parlament permitirán una justificación de legalidad aparente de la convocatoria. Dudo que el Estado, permita que las leyes, finalmente, se aprueben.
  • El referéndum será, definitivamente, suspendido. En este caso, la resolución de la segunda y de la tercera partida de ajedrez arriba mencionadas, resulta determinante. ¿Quién asumirá entonces la responsabilidad de dar un claro paso atrás? ¿Quién cargará con el coste político de hacerlo? Quizás, ¿el Pacto Nacional por el Referéndum? Nótese que, en mi opinión, bajo ninguna circunstancia, nadie efectuará una rectificación, ni por muy leve que sea. Las fuerzas políticas y sociales soberanistas que apuestan todas por el referéndum y la mayoría por la independencia, tienen la convicción de que la Historia les contempla. Irresistible.
  • Ante la imposibilidad de celebrar el referéndum y en un escenario de creciente incertidumbre, inestabilidad, grave tensión e incluso movilizaciones importantes, las elecciones serán, fatalmente, convocadas más pronto que tarde. Serán autonómicas pero se presentarán, una vez más, como plebiscitarias. Se anunciará al pueblo de Catalunya que se juega la partida final. Sin duda, la ciudadanía moverá ficha.

referendum-cataluna-jaque-blogs-de-libertad-de-elegir


LIBERTAD DE ELEGIR. Choque de trenes, crisis y elecciones. El Confidencial. 04.02.17

 

imagen-sin-titulo-5

Finalmente, los Presupuestos de la Generalitat de Catalunya para el año en curso están en camino de ser aprobados. La muerte súbita de la XI legislatura no se ha producido. Pero no tardará. Los contenidos precisos del pacto con la CUP se conocerán a lo largo del debate presupuestario. No es esta la cuestión relevante. Lo que si es determinante, es entender que el President Puigdemont y la CUP, a cambio del acuerdo de Presupuestos, han decidido avanzar la convocatoria del referéndum. En este designio, ERC tiene escaso margen de maniobra. Se suma porqué éste ha sido siempre uno de sus objetivos políticos principales y ahora no puede decir una cosa distinta.

¿Por qué se quiere adelantar el referéndum? Lo he explicado ya en alguna otra ocasión. Para los independentistas, el éxito del Procés se fía hoy, exclusivamente, a la eventual capacidad de movilización de su electorado. Estiman que ésta alcanzará su punto álgido con los juicios al President Mas, la Vice-Presidenta Ortega y la Consellera Rigau.  A esta respuesta popular- que desean y prevén muy amplia- esperan sumar la indignación de los suyos por las dificultades políticas que surgirán si el referéndum no se celebra.

¿Quién es el demiurgo de esta situación? El Gobierno español.  ¿Cuál es el paso previo para adelantar la convocatoria del referéndum? La aprobación por parte del Govern catalán de las tres leyes de desconexión. He aquí, lo fundamental y decisivo. ¿Puede el Gobierno español y los tribunales permitir que estas leyes prosperen? En mi opinión, no. Me atrevo a decir, incluso, que tratarán, con contundencia, de evitar su aprobación en el Parlament catalán.

¿Cómo se puede celebrar un referéndum, pretendidamente legal que en ningún caso será acordado, sin ley alguna que le de amparo? Aquí está la segunda cuestión esencial.

Es, en este endiablado contexto, dónde la crisis está servida y el choque de trenes garantizado.  No entraré en la especulación de las características de dicho choque. No tiene hoy demasiado interés. Lo tendrá mañana. Resulta en cambio primordial, percibir que lo que de veras se pretende es provocar una crisis de grandes dimensiones que permita inclinar la desventajosa correlación de fuerzas que padece el independentismo catalán.  No hay otra hoja de ruta ni ningún plan B en esta fase última del Procés.

Se trata de aquilatar la magnitud de la crisis y como en una compleja partida de ajedrez, esperar los movimientos encadenados del adversario. A más bronca, más crisis, a más crisis, más probabilidad de enfrentamiento y a más enfrentamiento, una acumulación de fuerzas más favorable. Éste es, amigos, el escenario en el que se adentra, irreversiblemente, la política catalana. Tendrá con el juicio al President Mas el dia 6 de febrero, su primer acto y con el intento de aprobar las leyes de desconexión, su segundo episodio. El resto ahora mismo, es imprevisible. Quien crea que hay una sutil y elaborada estrategia que informa el actual Procés está profundamente, equivocado. Ni estrategia, ni táctica. Más allá del diálogo y de la negociación imposible, sólo resta la confrontación.

Otra de las preguntas clave es cómo se da el salto, desde la profunda crisis y del violento choque de trenes a la convocatoria de unas nuevas elecciones. ¿Cómo podrá hacerse? Sospecho que, analizada la nueva situación- extrema en cualquier caso- producto del desenlace de la crisis, se tendrá que negociar primero y pactar después una salida política viable para la ciudadanía catalana. Independientemente, de las diferentes expectativas, sólo las elecciones proporcionaran la respuesta. No serán plebiscitarias. Serán autonómicas. El pueblo de Catalunya votará, más pronto que tarde, para establecer la legitimidad de la orientación política que estime oportuna.

Se entrará, así, en una nueva etapa. Desconocemos sus perfiles principales. No obstante, se hablará del Procés en términos de pasado reciente. Por decirlo de otra manera, Catalunya habrá entrado en el post-Procés.

independencia-de-cataluna-choque-de-tr-lecciones-blogs-de-libertad-de-elegir


Hacia el post-Procés. Economia digital. 03.02.17

El Procés para la eventual independencia de Catalunya se aproxima imparable a su desenlace. La movilización política entorno a los juicios al President Mas, la Vice-Presidenta Ortega y la Consellera Rigau devendrá esencial para determinar la correlación de fuerzas exacta entre unos y otros. Creo que es objetivo político inmediato del Govern catalán caminar de la mano de una amplia y rotunda respuesta popular a los juicios y de la convocatoria avanzada del referéndum, hacia el conflicto político final. Se verá.

El President Puigdemont i el Vice-president Junqueras, saben hoy que no les queda más remedio que fiar la suerte última del Procés a un arriesgado grado de reivindicación indignada de sus bases electorales. Son conscientes que no habrá Procés en el ámbito del diálogo, de la negociación y del acuerdo o del desacuerdo. Esa expectativa está, definitivamente, arramblada. No hay esperanza alguna.

En una etapa prerrevolucionaria como la actual, sólo la intensidad del manido choque de trenes y la fuerza de los contendientes pueden determinar el desenlace del ya largo Procés. Un final que contemplamos repleto de problemas y dificultades graves.

Con la excepción de la CUP, este escenario no satisface a nadie. Más bien, incomoda a todos. Pero sostengo que los independentistas catalanes han decidido que no hay alternativa, que no hay vuelta atrás. Nos precipitamos a una situación de crisis institucional profunda y el resultado de la misma es, ciertamente, imprevisible.

Para convocar el referéndum, el Parlament de Catalunya debe aprobar las tres leyes de desconexión. Es difícil impulsar una consulta sin el viso de legalidad que las leyes votadas en sede parlamentaria pueden pretender justificar. Todos intuimos que no habrá referéndum acordado. Muchas personas creen que con las leyes de desconexión o sin ellas, no habrá un referendum legal y quizás, no tantas, sospechamos que el fracaso de la convocatoria de la consulta – imposible de materializar- será el acto final del Procés. Sin referéndum celebrado habrá que cambiar de orientación política. Sin eufemismos: cambiar de política quiere decir rectificar.

No hay estrategia del Govern catalán para sostener un escenario alternativo e implementar un Plan B o uno C. Con el enfrentamiento que se producirá- desconocemos el alcance y la peligrosidad del mismo- la crisis está, fatalmente, servida. En función de la resolución de la misma, se tantearan opciones que ahora preocupan a todos y, lamentablemente, ocupan a pocos.

Habrá que admitir, no obstante, que hay algunos, intensamente, dedicados a condicionar determinadas respuestas. Si el desenlace se aproxima al que describo, el periodo electoral que, inevitablemente, se abrirá habrá que situarlo en el mundo del post-procés. Cuando, como solución, las elecciones se realicen, el mapa político catalán experimentará cambios notables y es aquí, querido director de Economia Digital, donde Lliures aspira a ser – con fuerza- un nuevo partido catalanista, liberal y humanista para el post-procés

hacia-el-post-proces


LIBERTAD DE ELEGIR. Muerte súbita. El Confidencial 21.01.17

imagen-sin-titulo-4

El debate de los Presupuestos del 2017 en el Parlament catalán se encona cada dia que pasa. Se hubiera dicho hace unos días, que Junts pel Sí y la CUP estaban interesados en aprobar las cuentas anules para garantizar que el Procés y el referéndum no se estancaran. Parecía que ese era el designio principal.

Algunas semanas después, la situación parece más abierta e incierta que nunca. Las crecientes exigencias de la CUP y la negativa del PDeCAT, hasta el día de hoy, de acceder a sus planteamientos, han enturbiado, notablemente, la perspectiva. Como es habitual, ERC posibilita, con un rictus de impaciencia, que ambos socios aparenten pelearse a fondo y adopta una actitud más bien distante en la brega cotidiana.

La CUP defiende la modificación de tres impuestos: IRPF, Patrimonio y Sucesiones -con un retroceso en las condiciones de dicho impuesto a niveles del 2010. Un aumento de un punto o dos en el IRPF de las rentas de más de 60.000 y 90.0000 euros anuales, respectivamente, y la creación de 8 nuevos impuestos ambientales. Todas estas exigencias son de difícil aceptación para el President Puigdemont y los suyos. Aún más. La aprobación parcial de subidas significativas en el ámbito del IRPF y las modificaciones substanciales en el Impuesto de Sucesiones y de Patrimonio supondría para el PDeCAT un trágala inaceptable. Sostienen que perderían algo más que los principios y sus posiciones programáticas tradicionales.  Se pondría en duda la dignidad política como independentistas catalanes.  Tienen razón.

El día 28 de enero la CUP discutirá en su Consell Polític, si aprueba o no, los Presupuestos. El resultado es imprevisible pero conviene recordar, como he hecho a menudo, que la lógica de los dirigentes cuparies no es exactamente la misma que la de sus oponentes. Para la CUP, la dinámica revolucionaria prima por encima de todo y los pactos parlamentarios no dejan de ser una forma incómoda de contemporización política. Naturalmente, esta manera de proceder está en las antípodas del PDeCAT y ERC. Pero, es precisamente, esa lógica rupturista y antisistema la que hace posible cualquier desenlace en el Consell Polític de la CUP. Unos y otros, parten de premisas distintas y aspiran a objetivos no siempre conciliables.

Si los Presupuestos no se aprueban, la legislatura cae por muerte súbita. Parece aceptado que, ni Junts pel Sí ni la CUP, tendrían argumentos suficientes para proseguir mucho más allá los trabajos parlamentarios y al tiempo, seguir impulsando el Procés. De modo que habría que elucidar, ante una hipotética convocatoria electoral, qué parte de la responsabilidad política en la liquidación de la presente legislatura le correspondería a cada uno.  Se trataría, por supuesto, de endilgársela al socio de hoy, adversario de mañana.  Esta no es una cuestión baladí ni para los actores ni para los ciudadanos fatigados tras un largo y sinuoso recorrido.

En este contexto, ¿qué hacer con el referéndum? Pienso que es muy difícil que el President Puigdemont renuncie, sin más, a la consulta por mor de convocar elecciones anticipadas. No respetaría su promesa y eso tiene poco que ver con el estilo personal de Puigdemont y con sus reiteradas declaraciones a favor del referéndum, sí o sí, hasta hoy mismo.

Apunto una hipótesis de trabajo. Aun careciendo de las leyes de desconexión, al no poder ser aprobadas por el Parlament, las tres fuerzas políticas aliadas – PDeCAT, ERC y la CUP- decidirán jugarse, el todo por el todo, y convocar la consulta.  Sin duda, ni acordada ni legal. Lo harán, independientemente, de la posterior celebración de las elecciones y, quizás, estas serían el lenitivo aceptado por todos frente a un hipotético fracaso de la convocatoria del referéndum.

Obviamente, vivimos en un escenario muy complejo. Los intereses de los actores, si bien coinciden en la aspiración nacional, divergen en cómo ésta afecta a los cálculos de cada partido. Y aunque no lo parezca, el patriotismo más noble suele guardar relación con las expectativas electorales de cada uno.

Es, en este sentido, que si los Presupuestos no se aprobaran la muerte súbita de la legislatura sería, prácticamente, inevitable. Se trataría de mantener viva la promesa del referéndum. ¿Cómo? Esa es la principal pregunta que, a mi juicio, se están planteando hoy los estrategas independentistas. Soy de la opinión que debería ser la ciudadanía quien contestara -siendo convocada a las urnas – a esta cuestión tan relevante y aclarara, de una vez por todas, cual es el rumbo por el que debe transitar Catalunya.

muerte-subita-blogs-de-libertad-de-elegir