LIBERTAD DE ELEGIR. “Una apuesta perversa” – El Confidencial 21.05.16

La apuesta de CDC por la fórmula electoral, Junts pel Sí, perseguía tres objetivos simultáneos. El primero, sumar fuerzas con ERC y con otras formaciones menores para obtener una victoria que permitiera disponer de una mayoría absoluta. Con 68 diputados, el Procés para la eventual proclamación de la independencia de Catalunya podía seguir su curso. El President Mas decía convocar un plebiscito y, si se ganaba – todas las encuestas así lo atestiguaban- la independencia estaría más cerca.

El segundo, tenía que ver con el designio de CDC para evitar que, yendo a las elecciones con listas diferenciadas, ERC tuviera la tentación –en función de los resultados- de encabezar un nuevo Tripartit en Catalunya. Esa fórmula política gobernó del 2003 al 2010 con un balance, francamente, controvertido.

El tercer objetivo, consistía en disimular las magras expectativas de Convergència si concurría sola a los comicios – circunstancia apuntada por todas las previsiones electorales.

Cerrar aquel acuerdo – Junts pel Sí- fue extraordinariamente difícil, pues Junqueras sostenía que la mejor manera, por razones diversas, era presentarse, separadamente. Artur Mas se empleó a fondo. Buscó el compromiso de parte de la sociedad civil organizada en Ómnium Cultural y en la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y forzó el acuerdo a cambio de situarse de número cuatro en la lista. Se reservó, eso sí, el papel de candidato a la Presidencia de la Generalitat. Un movimiento sorprendente que se incardinaba, no obstante, en su lógica de presión política hacia los republicanos.

El resultado electoral fue concluyente y, a pesar del notable logro de Junts pel Sí – 62 escaños- el plebiscito se perdió. Dicho sea de paso, esa derrota, nunca fue, ni ha sido aceptada por los dirigentes de CDC y ERC.

Al no obtener la mayoría absoluta, el precio pagado para la investidura del President y la formación del Govern fue muy costoso. La CUP impuso su ley y ERC inauguró su papel de bonapartista. Dicha caracterización se ha acelerado en estos últimos meses.  Ante las desmedidas pretensiones de la CUP y las manifiestas resistencias de CDC, ERC se comporta como un árbitro.

No conseguir el primer objetivo, supuso, ni más ni menos, que sacar del camino a la Presidencia de la Generalitat al principal impulsor del Procés: Artur Mas. Jamás creyó que la CUP sería capaz de llevar hasta el final su implacable decisión de no apoyar su investidura. Finalmente, ante la posibilidad de una nueva convocatoria anticipada de elecciones, se produjo, in extremis, un nuevo giro táctico: Mas fuera de la escena política y Puigdemont President.

Es absurdo no reconocer que la CUP ganó la partida y que ERC fue su principal beneficiario. No obstante, esta tesis aún no es aceptada en las filas de CDC.

Puigdemont se puso al frente de un Govern configurado por Mas y Junqueras. Lo hizo, con la mayor determinación posible y con el compromiso político que le caracteriza. Se trata de un Govern producto de los equilibrios internos de Junts pel Sí. Lo era y lo es. Y ahí, justamente, radica la perversidad de la apuesta.

Hoy la tarea conjunta de unos y otros resulta, particularmente, difícil. No se trata sólo de los objetivos y del ritmo del Procés. No sólo hay discrepancia en la eventual convocatoria de elecciones constituyentes, sino que es justo la gobernanza del día a día lo que resulta, especialmente, complicado.

El debate surgido en el seno del Govern por la propuesta de incremento de impuestos es una muestra. No la única. Las discrepancias respecto al tratamiento que debe tener la solución definitiva para la adjudicación del concurso de concesión de Aigües de Ter Llobregat, es otro caso preocupante. Las desavenencias manifiestas respecto al presente y el futuro del proyecto BCN World en Tarragona son un ejemplo más.

Es cierto, que el Govern tiene una hoja de ruta conjunta hacia la independencia. Pero he aquí la paradoja: sé es consciente de las inmensas dificultades para su aplicación, a pesar de ser el eje programático de Junts pel Sí. En cambio, donde se podría avanzar, en las políticas concretas, surgen los enfrentamientos, una y otra vez. Afirmo, que unos son tácticos y otros son de fondo. Pero el resultado final es que ERC presiona, desde su pretendida condición de árbitro, para moderar el radicalismo de la CUP y hace que sus socios de Govern – CDC- admitan, resignadamente, algunas de las posiciones políticas de la formación revolucionaria. Todas ellas en contra de su ideología y tradición.

¿Hay que introducir en los Presupuestos, como sostiene la CUP, figuras impositivas anuladas por el Tribunal Constitucional? ¿O, no hay que subir impuestos, como afirma CDC? ERC parece tener la solución: incrementar las cargas fiscales a las clases altas y disminuir, tímidamente, los gravámenes a las clases modestas. La imperturbable lógica de la política lleva con frecuencia a los convergentes al redil de los republicanos.

Este es el resultado más comprometido de la apuesta perversa de CDC. Sólo un cambio sustantivo en el escenario político español podría, hipotéticamente, abrir un horizonte distinto al del tan traído y llevado Procés.

Día a día, el perfil político y programático de un partido de centro como CDC, se desgasta, inexorablemente. El margen de maniobra político, más allá de la expectativa de aparente normalidad, se reduce, peligrosamente.

Una pregunta: ¿puede cualquier refundación política, en un marco como el de arriba descrito, cambiar significativamente las cosas? Otra pregunta final: ¿hay mimbres suficientes para una refundación que revierta el actual estado de cosas? Si les parece, dejamos estas cuestiones para un próximo artículo.

 

http://blogs.elconfidencial.com/espana/libertad-de-elegir/2016-05-21/apuesta-perversa-junts-pel-si_1203878/


QUÈ TENIM DRET A ESPERAR? La Vanguardia 16.05.16

Finalment, les eleccions del 26J han estat convocades.  L’inacabable galimaties espanyol no ha deixat cap altra opció. Vist el que hem vist però, aquest no ha  d’ésser, necessàriament, el pitjor escenari. La ciutadania té de nou la paraula, torna a poder decidir.

És evident, però,  que hi ha una notable decepció arreu i una particular incomoditat dels partits polítics que, llevat d’alguna excepció, no desitjaven la repetició de les eleccions.

Per a Democràcia i Llibertat, la convocatòria és una pèssima notícia. Ho és per CDC i per Demòcrates. De nou, es  veuen  confrontats a unes eleccions on hi ha ben poc a guanyar i molt a perdre. En són ben conscients.

Davant el pànic a la nova consulta, CDC ha volgut escollir la sortida amb menys risc: una llista conjunta amb ERC. Ho ha intentat, malgrat el malestar expressat pels altres dos socis de Democràcia i Llibertat, que advocaven per una candidatura transversal de totes les forces independentistes amb una personalitat independent al capdavant.

Com era d’esperar, ERC ha dit que no a la proposta de CDC. Cap novetat. Els republicans han repetit la negativa amb les mateixes raons adduïdes durant la convocatòria del 20D de l’any passat.  “Sumem més separats que junts”… una  manera educada de dir que els republicans estan segurs de quedar per davant dels convergents. I volen deixar ben clar que aspiren a l’hegemonia del centre-esquerra independentista. Legítima aspiració, és clar.

Patriotisme o conveniència? Vostès escullen. L’experiència ens diu, però, que s’acostuma a prioritzar el resultat electoral per davant del requeriment patriòtic de la unitat. A Catalunya ho hem vist manta vegades. Ara, una més.

Com hem d’interpretar, més enllà de la conjuntura electoral, aquest contundent rebuig d’ERC a la llista d’unitat? Què podem esperar, després del previsible resultat electoral que es traduirà- em temo-  en un avenç per ERC, un retrocés per CDC i una victòria de En Comú Podem?

Resulta evident, a parer meu, que Junts pel Sí és, avui, un matrimoni de conveniència i malavingut. La governabilitat del dia a dia ho deixa ben palès. El darrer debat al voltant de l’augment d’impostos proposat per ERC, n’és una prova prou eloqüent. Estem davant d’una parella que conviu a la força, i que malgrat que ho neguen,  té dos capitans, dues tripulacions i dos designis polítics ben diferents a l’hora de tractar de conduir una mateixa nau. Per acabar-ho ’adobar,  la CUP condiciona, en funció de les seves expectatives polítiques, el dia a dia del Govern amb propostes al Parlament de Catalunya que generen, volgudament, fricció i divisió a dojo. Es podia esperar alguna altra cosa?

Després del 26J, avaluarem una nova situació caracteritzada per tres circumstàncies complementàries:

1-El mapa electoral català virarà, una mica més,  cap a l’esquerra. La percepció de la ciutadania serà d’una victòria clara dels esquerranistes no independentistes i un magre segon lloc pels independentistes que, sumats,  probablement perdran força.

2- L’escenari espanyol amb la signatura d’un acord Podem – IU fa que tot estigui més obert. En aquest cas, l’abstenció pot seguir ara un camí, lleugerament, diferent del previst i, sembla que creixen les expectatives d’un Govern de centre dreta. Ambdues possibilitats no beneficien el Govern de Catalunya i certifiquen la negativa de les forces polítiques espanyoles a canviar, substancialment,  el registre de la confrontació entre Catalunya i Espanya.

3- L’evolució de les possibilitats del Procés es fa més laberíntica. En el supòsit  que es sàpiga a on es va, els previsibles resultats electorals, l’inhòspit escenari espanyol,  les desavinences creixents dins de Junts pel Sí  i amb la CUP i la constant sensació d’improvisació, compliquen notablement el Procés. Fins a fer problemàtica la seva continuació? Fins a fer-lo impossible?

Tots admeten  i són conscients que ens espera un llarg i tortuós camí per endavant. Què hem d’esperar en aquest torturat marc? Sospito que, el creixent desgast per les diferències dins del Govern, la percepció indissimulada de projectes enfrontats, l’assumpció generalitzada de reptes inassolibles i el compromís d’eleccions constituents quan acabin els divuit mesos d’aquesta legislatura, disparen totes les conjectures alarmants. S’ha d’estar cec per a no adonar-se’n que caminem alegres i confiats cap un desenllaç inescrutable.

Es pot arribar en aquestes condicions a unes eleccions previstes, en principi, per a la tardor de l’any 2017?.  Haurem de patir un nou avenç electoral que intenti resoldre una situació política cada cop més enrevessada? Podrà el Govern complir amb el compromís, per excés o defecte,  d’una convocatòria en 18 mesos? Ara per ara,  sospito que la dinàmica electoral tornarà a estar present ben aviat. Les lleis de la història acostumen a ésser més fortes que les maniobres polítiques dels partits.

En aquest context i per acabar, només he de formular un darrer pronòstic d’urgència: si la convocatòria electoral i el seu presumible desenllaç es produeix en el referit escenari polític, la victòria aclaparadora de les forces d’esquerra a Catalunya, està servida. Prenguin nota.


LIBERTAD DE ELEGIR – “Ni se les ocurra dejar de pedalear” – El Confidencial 07.05.16

A partir d’ara col.laboro amb un article quinzenal en el diari digital  El Confidencial sota la columna “Libertad de elegir” 

Us convido a llegir el primer article  “Ni se les ocurra dejar de pedalear“. Desitjo que sigui del vostre interès.

Columna El Confidencial

El Govern de Catalunya insiste, una y otra vez, en que la tarea principal del actual momento político es cimentar, sólidamente, las bases que aseguren la proclamación del Estado propio. No es de extrañar. La coalición gobernante– Junts pel Si- y el partido que le da apoyo parlamentario- la CUP- llevaban en su programa electoral una hoja de ruta explícita, que conducía el denominado Procés a ese anhelado desenlace político.

El President Puigdemont y los miembros de su gobierno, afirman, con reiteración que contando con un margen de maniobra, extremadamente reducido, no hay nada más determinante que hacer, que construir ese Estado. Sostienen que, en un premeditado escenario de asfixia política y financiera como el actual, sólo la salida del laberinto español parece razonable.

Naturalmente, muchas son las tareas políticas que, dia a dia, exigen de los líderes catalanes dedicación, esfuerzo e imaginación. No obstante, se ha apoderado de la mayoría de ellos la discutible idea de que sin la independencia, la Catalunya que hoy conocemos está en peligro de desaparecer. Tal es su categórico balance.

¿Se quiere decir con lo anterior que el President Puigdemont y sus Consellers no gobiernan? No, exactamente. Afirmo que toda acción del Govern está, fatalmente, contaminada por la peregrina creencia que sin la consecución de la independencia, sólo la decadencia aguarda a Catalunya.

Este es el marco mental por muchos interiorizado y en el que hace años se debate buena parte de la clase política catalana. La Catalunya con la que despiertos sueñan, sólo es posible si el Estado propio cobra vida.

Toda la estrategia política gira entorno a una legislatura de dieciocho meses que debe desembocar en una presunta elección a Cortes constituyentes. Los planteamientos de los partidos que apoyan al Govern fluctúan entre ese desiderátum y la dramática percepción de que el plazo fijado –la presente legislatura de poco más de un año y medio- es un compromiso ineludible. Esa obligación autoimpuesta estresa la acción del Govern sin producir, a mi juicio, beneficio alguno.

El debate parlamentario de las tres leyes de la desconexión, la afirmación de la declaración del 9 de noviembre, el planteamiento respecto a la aprobación, o no, de los presupuestos de 2016 y todo un rosario de leyes que, supuestamente, debe aprobar el Parlament de Catalunya, son rehén de aquel designio político.

La consulta del 9 de noviembre de 2014, las ingentes movilizaciones populares y los resultados de las elecciones del 27S ejercen una intensa e indisimulada presión respecto a los objetivos políticos asumidos. Paradójicamente, éstos parecen para muchos, más remotos, que hace tan solo unos pocos meses.

Pero el relato no puede ni debe ser alterado. Según el discurso dominante, el plebiscito se ganó y las consecuencias políticas derivadas obligan al Govern y a los partidos a mantener la intensidad de la reivindicación separatista en un marco político de relación con el Estado español, extraordinariamente, complejo. Se trata de decantar a su favor una correlación de fuerzas, hoy, muy comprometida.

El denso silencio de las Cancillerías europeas respecto a los planes del Govern de coalición ensombrece aún más esa perspectiva. Nadie parecía contar con una respuesta tan, humillantemente, indiferente. El reciente viaje del President Puigdemont a Bruselas es una desoladora muestra de cuanto digo. Todos los esfuerzos realizados con este propósito institucional devienen estériles.

Ahora bien, no se quiere renunciar al objetivo principal. No se puede rectificar la orientación política llevada a cabo hasta ahora por el anterior y el actual gobierno.  El margen de maniobra de la acción política resulta así preocupante, a fuer de escaso. Y para ensombrecer aún más el horizonte, las expectativas de los resultados de las elecciones españolas son, para las fuerzas independentistas, cuando menos, sombrías.

La no investidura del President Mas, su aparatosa renuncia y la indiscutible victoria de la CUP fueron el punto de partida de una percepción popular del Procés que en lugar de fortalecerse, se debilita dia a dia.

Creo que esa es, en buena medida, la impresión pública en general. El pesimismo la acentúa en privado. Se temen las previsibles consecuencias de la actual deriva y se espera un difícil milagro en las próximas elecciones del 26J. Se critica, asimismo, el fatal desenlace con consecuencias electorales de estos últimos 5 meses. Sospecho que no es tiempo de milagros.  Ante este panorama, el Govern afirma que hay que seguir montados en la bicicleta. La última cosa recomendable sería no pedalear. Queda prohibido, dejar de hacerlo.

Se pretende llegar a las elecciones del otoño de 2017 con una correlación de fuerzas que posibilite un salto cualitativo para culminar el Procés. Si esto no se produjera, la situación se agravaría, abruptamente. De ahí que, conscientes todos de las profundas contradicciones que nos aquejan, y del incierto panorama que nos aguarda, seguir pedaleando parece ser la primera condición para la supervivencia. ¿La única?