LIBERTAD DE ELEGIR ” Un catalanismo no soberanista”. El Confidencial. 22.04.17

En el contexto político que vive Catalunya, descrito ampliamente, en artículos anteriores para El Confidencial, el Govern catalán y las fuerzas independentistas poseen un escaso margen de maniobra para continuar con su hoja de ruta. Paradójicamente, tampoco lo tienen para renunciar a la independencia. Teniendo clara la percepción de que la política del Gobierno español pone en una situación límite al Govern, el President Puigdemont tratará de convocar el referéndum. Más aún, en la última semana ha intensificado las reuniones y los acuerdos para cerrar filas. Se trata de disipar cualquier duda a la hora de actuar y demostrar que no hay discrepancias en el seno de los separatistas. Las hay, pero no se formulan, explícitamente.

El Vice-President Junqueras ha ido más lejos. Ha asegurado que en el caso de que el Gobierno español impida el referéndum, la Declaración Unilateral de Independencia podría ser la solución que desbloquee la actual situación. Esta posibilidad, ha recordado, forma parte del programa electoral de Junts pel Sí.

Aunque se cree en general que ante el abismo, los hombres suelen frenar, no siempre es así. A pesar de las dificultades que el cumplimiento de la mencionada hoja de ruta conlleva y las graves consecuencias que puede tener para la ciudadanía, si prestamos la debida atención a las declaraciones de los dirigentes independentistas, el referéndum se convocará, se celebrará y se ganará. Están en su derecho de pensarlo.

Es verdad,  que en privado dicen cosas diferentes, pero creo en la responsabilidad de los políticos de Catalunya y me guio por lo que dicen y hacen públicamente. He señalado, con un punto de reiteración, que la única alternativa para hacer frente a la delicada encrucijada sería una convocatoria anticipada de elecciones. Y puede hacerse, consensuadamente, entre todas las fuerzas políticas catalanas para posibilitar una nueva evaluación del estado de la cuestión. Se trata, una vez más, de que los ciudadanos decidan. No hace falta insistir en la idoneidad de este planteamiento.

¿Qué tipo de partido sería necesario para aportar elementos suficientes de racionalidad y compromiso en la hora presente? Pienso, como otros muchos catalanes, que resulta ineludible configurar con determinación un espacio político propio de un catalanismo no soberanista, que responda con inteligencia a los enormes retos de la segunda década del siglo XXI.  Un catalanismo que haya aprendido todas y cada una de las múltiples lecciones que se desprenden del largo Procés. Que, sin dramatismo, apueste por el autogobierno de Catalunya en un evolucionado marco de relaciones con España. Sabiendo que, en función de la actual correlación de fuerzas, ello pasa, obligatoriamente, por la negociación, el diálogo, la obtención y cesión de sólidas contrapartidas. Un nuevo clima para unas viejas aspiraciones.

Creo, sinceramente, que este espacio político responde al anhelo y las expectativas de miles y miles de catalanes que quieren lo mejor para Catalunya y no desean aventuras con finales inciertos. Son muchos los puntos de vista y los matices que configuran hoy la atinada respuesta que queremos dar los catalanes, pero el denominador común debería ser la imprescindible negociación.

Cinco años de enorme tensión política dan para demasiado y, poco a poco, se impone la certeza de que, probablemente, hemos ido muy lejos para llegar a ninguna parte.  Muchos de nuestros conciudadanos creen, que no se puede ni se debe seguir por este camino, y que esta no es la mejor manera de hacer las cosas.

El catalanismo no soberanista tiene un importante papel a jugar en España y en Europa. Respetando y siendo respetado por todos. Catalunya no obtendrá nada positivo ni durable de la mano del enfrentamiento, la bronca, la desobediencia y las declaraciones unilaterales. El fin nunca justifica los medios.

Se objetará que el Gobierno español no lo pone nada fácil. Es verdad.  Se dirá que se han dado escasas oportunidades y que sus actitudes políticas han sido, a menudo, desafortunadas. Es cierto. Pero en política, no hay otro camino que la dura negociación, el diálogo cordial, la aceptación indiscutible de la ley y el compromiso político. Muchos de los dirigentes del independentismo catalán parecen creer que hay otra solución posible: la revolucionaria. Desgraciadamente, se sienten tentados de llevarla a cabo.  El hipotético desenlace de una orientación revolucionaria, antisistema y anticapitalista llevaría a los catalanes a un estruendoso fracaso. Se ha andado parte del camino de la mano de la CUP y debe ser desandado.

Todos los argumentos deben ser escuchados y todos merecen respeto, pero sospecho que una amplia mayoría del pueblo catalán no desea un estado propio a cualquier precio. Es imprescindible alumbrar un catalanismo no soberanista que consiga una intensa autonomía para Catalunya y encabece un gobierno que se dedique a gobernar, dia a dia, con la vocación de encontrar puntos de acuerdo, más allá de la inacabable controversia política.

Esta es la tradición política del mejor catalanismo. Es una manera de entender el país y desarrollar su relación con el resto de ciudadanos de España. El catalanismo que pone en el centro de su visión y acción políticas la creciente prosperidad de los catalanes e impulsa las medidas que garantizan la libertad y el orden. Hay otras alternativas, pero, personalmente, no me convencen y me temo que, colectivamente, abren una vía por la que no quisiera que mis conciudadanos se viesen obligados a transitar.

Independencia de Cataluña- Un catalanis…beranista. Blogs de Libertad de elegir


Punt de Partida. La Vanguardia 05.04.17

Els divuit mesos previstos en el full de ruta del Govern per a declarar la independència unilateral de Catalunya s’han  acomplert. Excepte la CUP i moderadament, ningú ha pressionat al President Puigdemont i els seus aliats en cap sentit. S’ha imposat  una tensa prudència. Malgrat tot, el temps polític s’esgota. S’atansa indefugible el desenllaç.

No he dubtat mai que en Puigdemont convocarà el referèndum. És home de paraula i ho farà. Crec, tanmateix que no es celebrarà. Sospito, des de fa mesos, que l’actual correlació de forces, Govern-Gobierno, ho farà impossible. Ja es veurà.

La no celebració de la consulta comportarà, més aviat que tard,  la convocatòria anticipada d’eleccions. Quan? Quasi amb tota seguretat aquest mateix any 2017. En quin escenari? Encara no ho sabem. Però l’avançament dels comicis és la darrera sortida política que li resta a Junts pel Sí.  Anirem a una nova comtessa electoral on hauria d’ésser possible, perquè és necessari, que el catalanisme de la segona dècada del segle XXI – que no és independentista –  hi fos present. Seria una pèssima noticia que un espai de centre, avui incomprensiblement abandonat, no trobés un referent sòlid que ajudés a canviar de soca-rel l’actual estat de coses a Catalunya i la perillosa deriva que s’albira.

Penso en un tipus de catalanisme liberal i humanista que, apostant per la llibertat i  l’ordre, impulsi noves majories parlamentaries que governin al servei de tots els ciutadans. Es tracta de dedicar el millor de les nostres forces i capacitats a ocupar-nos amb rigor de la gestió pública.  Una força política que, conscient del transcendental moment que viu el país, tracti de superar positivament l’orfandat que sent una part important de l’electorat, desconcertada per la dramàtica evolució de la situació en aquests darrers anys. Tot sabent, que res tornarà a ésser com abans i mirant la nova realitat cara a cara.

Una nova formació que aposti per un exigent autogovern obert a tothom. Liberals, humanistes i europeistes decidits a lliurar un inaplaçable combat polític contra l’esquerranització i l’antisistema rampants que acabaran per arruïnar Catalunya.  Ara bé,  aquest nou partit que ha de néixer,  no té comptes polítics pendents amb ningú,  ni adversaris que no hagi de respectar seriosament.

Hem d’haver après les lliçons polítiques que el Procés ens ha ensenyat a bastament. Ens convindria no caure de nou  en l’actitud, un punt immadura, de creure que tot allò que volem no només és imprescindible, i a més, sempre és possible. Hauríem d’acceptar que en política es progressa des de bases sòlides amb majories molt qualificades. Construir junts vol dir saber, que negociar en condicions amb un Estat que no dona, ni donarà facilitats, exigeix determinació, intel·ligència i una constància imbatibles.  Saber que la partida que juguem és de més llarg recorregut. Vet ací on rau l’autèntica legitimitat.

Quan pensem en un nou partit, proposem una innovadora estructura organitzativa transparent i moderna, que, alhora, protagonitzi una resposta ferma amb la voluntat de dialogar i acordar malgrat les conegudes dificultats de fer-ho. No conec cap altre camí si es vol respectar la llei i avançar democràticament. Està demostrat que les dreceres no serveixen. Cal l’esforç de dones i homes  compromesos, implicats, convençuts que només la lluita intel·ligent i pacient paga. En aquesta orientació, els joves han d’estar en la primera fila d’aquest designi amb l’entusiasme entregat,  renovador i refrescant que els caracteritza.

Serà l’hora de tots aquells votants que desitgin un país nou i vell alhora,  maldin per conservar i enfortir les nostres millors tradicions polítiques i respectar els nostres principis.  Lluitant desacomplexadament per l’esforç, el mèrit, el compromís, la convivència i la cordialitat imprescindibles per a que el país progressi i la prosperitat,  reduint les desigualtats, arribi a tothom.

Caldrà el suport de milers de catalans que pensaven fins no fa massa que la independència resolia bona part dels nostres problemes i  que ara accepten, molt decebuts,  que han d’ajustar de nou la mirada i fer de la política amb majúscules,  l’autèntica eina de transformació del nostre país.

Hem de respondre dels antics somnis amb realisme i eficiència. Podem donar una passa endavant aprenent del que hem viscut tan intensament. I ho podem fer esperançats, sense vençuts, ni rendits  i sense rancúnia. Encara hi som a temps. Volem caminar junts i es pot fer, construint un país confiat i amb oportunitats per a tots.

Per a molts de nosaltres, catalanistes provats,  és un punt de partida cap a un present més promissori pels catalans. Son, en definitiva, els qui tenen la darrera paraula.

Punt partida. La Vanguardia


LIBERTAD DE ELEGIR ” Pasar página”. El Confidencial. 01.04.2017

Implacablemente, los plazos se cumplen. El tiempo se acaba. Han transcurrido ya los dieciocho meses previstos en la hoja de ruta del Govern para proclamar, unilateralmente, la independencia. Por supuesto, nadie –excepto la CUP- ha levantado la voz. Tampoco nadie  ha formulado preguntas incómodas. Este es el estado de ánimo: del entusiasmo de una apretada mayoría parlamentaria independentista a la incertidumbre y desconfianza crecientes.

Esta semana hemos conocido la última encuesta del Centro de Estudios de Opinión (CEO) –institución que depende del Govern de la Generalitat. Hemos sabido que el secesionismo ha retrocedido cuatro puntos y el número de diputados de Junts pel Sí sumados a los de  CUP, probablemente, estará por debajo de la mayoría absoluta de escaños. Así sería,  si las elecciones se convocaran en las próximas semanas. A mi juicio,  esta tendencia se acentuará a medida que transcurran los días.

He comentado, reiteradamente, cómo la lógica de las elecciones acabará imponiéndose como sustitutiva del referéndum, quizás convocado, pero no celebrado. El callejón sin salida de la apuesta separatista  tiene un horizonte insalvable: la más que probable convocatoria de elecciones. Sostengo que miles de electores en Catalunya buscan ahora mismo una referencia política de moderación y equilibrio para poder votarla. Los datos de la encuesta arriba mencionada reafirman solidamente esta percepción.

Es verdad que el contexto en el que se celebrarán los próximos comicios será de notable tensión. Desconocemos el alcance y la intensidad de las movilizaciones que el President Puigdemont y su Gobierno esperan que se produzcan. Es cierto, no obstante, que ante las inhabilitaciones al President Mas, la Vice-Presidenta Ortega y la Consellera Rigau, la respuesta popular no se ha materializado en absoluto. ¿Descarto futuras manifestaciones con una elevada participación de la ciudadania? Aún no. Pero, posiblemente, éstas no se producirán; a no ser que el Gobierno de España cometa algún error grave e irremediable.

Aún así, el debate se realizará con un contenido, explícitamente, plebiscitario. Volveremos a un manoseado planteamiento de independencia – antindependencia. Prácticamente, todos los actores políticos desean este escenario. No hace falta que diga,  que no comparto esta perversa aspiración de unos y otros. Me niego a aceptar la siniestra tesis de que cuanto peor,  mejor. No es eso lo que conviene a los ciudadanos de Catalunya. Creo, sin embargo,  que hay un camino que sí responde a las inquietudes de un electorado muy amplio, que aún se expresa, timidamente, pero que puede jugar un papel decisivo en los próximos meses.

¿A qué parámetros responden estos votantes? Tienen claro que conviene situar a Catalunya en el post-procés, de una vez por todas.  Asumen que hay que gobernar, y que debe hacerse desde la perspectiva de políticas liberales, humanistas, de cambio y modernización. Y al tiempo, aspiran a dar una respuesta a la preocupante izquierdización que padece el país. Catalunya Sí Que Es Pot i la CUP, como actores principales de la izquierda, con perfiles distintos y programas diferenciados, se complementan en muy buena medida.

La contestación generalizada, la desobediencia injustificada y el desorden que padecen los ciudadanos requieren de una respuesta firme y determinada de todos aquellos que saben que el catalanismo político del siglo XXI  representa la mejor y más eficiente tradición de gobierno  del país. Y han decidido que la aventura de la independencia, a cualquier precio, en capitulos sucesivos,   ha de terminar. Este voto debe rezorzarse con el de aquellos catalanes soberanistas que, bienintencionadamente, han apostado –con mayor o menor entusiasmo- por la separación de España,  pero que ahora  reconocen que este camino tiene un fatal recorrido y un pésimo desenlace. Más aún, intuyen que la bandera del independentismo, de espaldas a la actual correlación de fuerzas, es la insiginia de la inevitalbe  y próxima fustración política de cientos de miles de catalanes.

Habrá que ir a las elecciones con la serena convicción de que se puede pasar página y se debe leer y protagonizar otra nueva. Y para hacerlo,  en este complejo y tensionado tiempo político, sólo la moderación del catalanismo y la voluntad para decir bien alto: “así no, así no” puede propiciar un nuevo período. No me parece posible que otra apuesta sirva para encauzar constructivamente las energias del país,  en un momento clave y delicado de nuestro proyecto europeo.

No hay motivo alguno para ceder a la desesperanza. Créanme, ninguno. Sólo la apuesta política desacomplejada e ilusionada por el impulso de lo más preciado de la tradición catalanista servirá para iniciar una brillante etapa del devenir de Catalunya.

 Pasar página. Blogs de Libertad de elegir