LLiures. En defensa del catalanisme. La Vanguardia. 30.06.17

Fa uns dies, en Francesc Marc Álvaro publicava en aquest diari un article  “Partits per a la desfeta”. Em va cridar l’atenció el seu contingut. Álvaro és un analista fi, ple de matisos i, malgrat que, tot sovint opina com un intel·lectual orgànic dels independentistes catalans, sempre desperta el meu interès.

Ara bé, penso sincerament que, potser, en aquest article,  fa una lectura precipitada i un  punt tòpica dels documents fundacionals de Lliures. Diria que,   fins i tot, ha confós, de bona fe, algunes de les nostres posicions polítiques amb les propostes d’una  plataforma de recent aparició. Se’m permetrà que formuli en positiu les tesis del desacord sense massa referències explícites al seu article. M’hi veig obligat per economia d’espai.

  • Lliures aborda des del minut zero el problema principal que pateix Catalunya, que ha condicionat, sens dubte, el nostre naixement com a partit. Fem una descripció precisa del context actual del Procés i les seves limitacions. Tot destacant que l’estratègia errònia impulsada pel Govern d’Espanya ha fet créixer acceleradament el nombre de nous independentistes catalans. També hem estat clars respecte dels inadequats objectius que el Govern català s’ha plantejat, repetint manta vegades que el camí seguit difícilment ens portarà enlloc. La convocatòria d’un referèndum unilateral, si no és acordada, legal i vinculant no és cap solució per resoldre els nostres problemes.

  • Álvaro oblida que a Lliures defensem amb insistència que el Procés ha implicat una letal esquerranització de la política catalana. Hem explicat  que el PdeCat  i una  part de l’electorat català s’ha desplaçat cap a l’esquerre perquè inevitablement,  avui com ahir,  l’independentisme, si vol tenir èxit, ha d’anar lligat a l’esquerranisme. La història de Catalunya ens parla a bastament.

  • Diu en FMA, que “potser una oferta de reconeixement nacional explícit, un finançament equivalent al concert basc i un blindatge cultural podria reduir la xifra actual de votant independentistes”. Exacte. Aquesta és una tesi principal de Lliures i el debat no és, per a nosaltres,  nominal o d’essències. És l’aposta del catalanisme liberal per un programa polític que sosté que la correlació de forces ens és desfavorable i que políticament prendrem mal. No es tracta de recular pel mateix camí, sinó de seguir endavant per un de diferent.

  • Res més lluny de l’ànim de Lliures que situar-se en un espai de confort , ni col·lectivament, ni personal. Nadar contracorrent i interpel·lar l’establishment espanyol i català és una tasca difícil i compromesa però és en aquesta hora decisiva, obligació primera. Lliures no és un partit per recollir les restes de la desfeta. Volem evitar al catalanisme una presumible derrota de conseqüències doloroses.

  • L’estratègia de Lliures no té res a veure amb l’equidistància. He sostingut públicament, des del principi,  que Lliures  no és part de cap tercera via.  Fixem l’atenció en que una dinàmica fiada a la mobilització i a la inevitable revolta pot comportar una pèssim desenllaç. Ho hem expressat amb la dicotomia reformes o revolta. Aquest missatge ha d’ésser llegit tant en clau espanyola com catalana. És un avís per a navegants. Un home d’ordre com Francesc Marc Álvaro, hauria de poder escriure, si vol,  que la crida a la insubmissió i a la desobediència es sap com comença però s’ignora com acaba.

  • Apel·lem a un electorat que vol riquesa, benestar, cohesió social i ordre. En cap cas l’imaginem com a immutable i estàtic. Ans al contrari. Entenem que la maduresa dels ciutadans de Catalunya té a veure amb la comprensió intuïtiva de la situació del país. No és cert que la majoria de  l’electorat català hagi mutat genèticament. Sospitem que anirà canviant  i els exemples de quebequesos i  bascos en són una bona mostra.

Per últim, de les paraules d’en Francesc Marc Álvaro, es deduiria que els polítics veterans no hauríem d’impulsar partits nous. Semblaria que polítics, periodistes, científics i tota mena de professionals vindrien llastats per la seva experiència a l’hora d’impulsar una nova idea. Aquesta és, a parer meu,  la més tòpica de les afirmacions del nostre amic.

Lliures crida a ciutadans de totes les edats i, en particular, als joves a l’acció política. En concret, a la defensa del catalanisme liberal i humanista; unes idees ara més necessàries que mai per a Catalunya. Ho fem amb la voluntat de retornar a la política l’estatus d’instrument eficaç i honest que mai hauria d’haver perdut.  Apostem per a una nova estructura de partit i un funcionament intern – ben antiburocràtic – que són volgudament diferents a les  habituals dels partits veterans.

Hi haurà molt més a dir. Prou per avui. Tindrem temps de parlar-ne. Demano, es clar,  que aquesta resposta sigui llegida en clau de cordialitat, concòrdia i moderació perquè aquest és el meu tarannà de sempre i el que el nostre articulista  mereix. El to, tanmateix,  no implica cap tipus de  feblesa narrativa ni ideològica.

Lliures. En defensa del Catalanisme


LIBERTAD DE ELEGIR. E pur si muove. El Confidencial 24.06.17

 

A menudo me comentan, cuan sorprendente es la aparente uniformidad del pensamiento y la acción política de los catalanes. Se diría que el grueso de la ciudadanía se manifiesta receptiva a las tesis separatistas y a la celebración de un referéndum de autodeterminación en cualquier circunstancia.  En efecto, esta es una imagen trasladada con éxito a la opinión pública española en su conjunto.  La batalla por el imaginario colectivo y la proyección del mismo ha sido ganada claramente por las formaciones independentistas. Parecería que un discurso lineal con escasos matices, se impone en Catalunya y evidencia la lógica de un amplio deseo de ruptura. No es cierto.

Catalunya es un país plural. Todas las contiendas electorales y, en particular la última, lo demuestran. No obstante, la hegemonía política y la dinámica de movilización corresponden, indiscutiblemente, a los secesionistas. Todo esto se explica porque una parte influyente de la sociedad civil organizada ha jugado un papel decisivo en este menester. ANC, Ómnium y centenares de cargos públicos han apostado y apuestan por la independencia sin reparo alguno. El clima político dominante refuerza la idea de que los ayuntamientos catalanes están en manos de los que preconizan el referéndum y, en buena medida, de aquellos que quieren romper con España.

Es una lectura correcta. Preocupante, pero cierta. Diputados, alcaldes, concejales y responsables públicos de toda índole apoyan una dinámica de oposición al Estado español que se ha convertido en mayoritaria en las instituciones catalanas. Revertir este proceso es una tarea extraordinariamente compleja. Y si se consigue, llevará mucho tiempo.

¿Qué sucede entonces con aquellos catalanes que no se manifiestan favorables o, incondicionalmente, afectos al Procés? La aceptación resignada de la extrema dificultad de nadar contra corriente ha hecho hueco en la sociedad catalana. Alzar la voz en el actual estado de cosas no es fácil y, a menudo, poco recomendable. Todo ello no sólo tiene que ver con el debate nacional. Guarda también relación con el progresivo desplazamiento de las políticas gubernamentales hacía la izquierda. El Procés ha comportado una radicalización de los presupuestos ideológicos izquierdistas de la mayoría de los partidos y, para sorpresa de muchos, de algún partido tradicionalmente situado en el centro. Es el caso del PDeCat.  Heredero de la vieja tradición catalanista de CDC y de su aliado, UDC, la nueva formación ha devenido un instrumento al servicio de la independencia, la república y las políticas asociadas, normalmente, a la izquierda. El rol político de ERC ha tenido mucho que ver en esta vertiginosa transformación y la CUP, con sus políticas extremistas en el Parlament ha condicionado, finalmente, esta mutación de manera irreversible.

Cabe preguntarse si la partida del referéndum y sus consecuencias está, irremisiblemente perdida. Creo, sinceramente, que no. Aunque resulta estratégicamente decisiva la capacidad para ocupar primero y transformar después, el tradicional centro político catalán. Hoy este potencial electorado se siente, claramente, huérfano y mediatizado por la disyuntiva entre independencia si, independencia no. En la resolución de esta dicotomía se juega la gran partida de ajedrez en el tablero catalán en los próximos meses. A mi juicio, se ganará o se perderá si se es capaz de dar confianza y voz a un electorado que asiste desconcertado y desmoralizado a la singular evolución del Procés en estos últimos años.

El espacio político de centro ha sido abandonado por el PDeCat. Unió ha desaparecido de la escena política. Sospecho que es en el amplísimo colectivo de las clases medias catalanas donde la rectificación del rumbo político no sólo es necesaria, sino posible. Dicho de otra manera, decenas y decenas de miles de catalanes, que aceptaron la premisa de que la ruptura con España era imprescindible para Catalunya, pueden y deben entender ahora, que esta es una pésima solución para sus intereses. Separados de España, fuera de la Unión Europea y con una dinámica de marcado tono revolucionario, estos catalanes intuyen que su futuro puede ser peor que su presente. Tal certeza va abriéndose camino en determinados sectores de votantes, que aún hoy, siguen siendo favorables a la celebración de una consulta.

Debe explicarse que ningún referéndum es posible si no es producto de la legalidad y de un acuerdo explícito con el gobierno español. Sólo así puede tener efectos vinculantes y gozar del estatuto de legalidad política que en ningún caso, se puede relegar. Gustaran más o menos, pero las leyes han de cumplirse.

Conocemos ya la fecha y la pregunta del referéndum. Algunos creemos que su celebración es imposible y que nadie está interesado en la reedición de un nuevo 9N pues evidenciaría un significativo retroceso de las fuerzas independentistas difícil de enmascarar. Ganar la batalla de las ideas resulta fundamental.  Esta contienda se libra, en buena medida, en el espacio de centro de la política catalana. Y de su incierto resultado depende el desenlace que nos aguarda. Recientes movimientos en el ámbito del asociacionismo catalán y en el nacimiento de instrumentos al servicio de estas ideas, abren una puerta a la esperanza. Parecería que las cosas se mueven.

En mi opinión, el Congreso de Lliures celebrado con éxito este pasado viernes y el anuncio de nuevas iniciativas para fortalecer el centro catalanista, deberían inaugurar una nueva etapa. En ella, puede crecer la confianza en las posibilidades de todos aquellos que apostamos por el autogobierno en Catalunya y que creemos que resulta compatible con una leal convivencia con el resto de los pueblos de España. No va a ser fácil. Lo sabemos. Es impostergable, defender los principios, poner el catalanismo al día, luchar por las ideas liberales y humanistas y esperar, con un punto de optimismo, que los catalanes entiendan que otros caminos pueden ser transitados, pero que nos llevan a una clara derrota y a un volver a empezar. Esta es una penosa circunstancia que no queremos para Catalunya.

Hablo de deseos, de esperanzas, de proyectos y de realidades, pero en cualquier caso, sólo la convocatoria, tarde o temprano, de unas elecciones anticipadas en Catalunya despejaran la incógnita. Nos acecha un riesgo letal: no tener el valor y el coraje suficientes para nadar resueltos contra corriente. Sostengo que, en el fondo de esta corriente, anidan anhelos de convivencia, tolerancia, respeto y progreso. La tarea fundamental de la hora presente consiste en hacerlos aflorar.

Independencia de Cataluña- E pur si muove. Blogs de Libertad de elegir


LIBERTAD DE ELEGIR. ¿Podemos salir del laberinto? El Confidencial 03.06.17

En las últimas semanas, como era previsible, se ha producido un salto cualitativo en el enfrentamiento entre Gobiernos por la convocatoria de un referéndum para la independencia de Catalunya. Portavoces de ambos Ejecutivos reclaman ser intérpretes legítimos de las aspiraciones nacionales del pueblo catalán.

El President Puigdemont y miembros del Govern y de las instituciones catalanas dicen representar la voluntad popular cuando invocan el derecho a celebrar un referéndum sin cortapisas. También la Vice-Presidenta Sáenz de Santamaría insiste en que la interpretación de los intereses auténticos de los catalanes apunta justo en la dirección contraria.

Lo cierto es, que más allá de las declaraciones de unos y otros, hoy en Catalunya hay más consenso sobre la necesidad de un referéndum, que sobre el contenido de la respuesta- afirmativa o negativa- a la pregunta que, eventualmente, se formule.  Es obvio que la división de la sociedad catalana es profunda y creciente. Esta última afirmación obedece más a una sólida certeza que a una apresurada impresión. El acalorado debate está presente en la mayoría de ámbitos políticos y civiles de Catalunya. Y está lejos de ser constructivo.

Es indiscutible que el Govern, con Puigdemont de abanderado, ha movido las “pantallas” de su táctica, a su gusto y según sus necesidades. Después de las elecciones de 2015, sin aceptar nunca que el envite plebiscitario se había perdido, los partidos independentistas anunciaron que en 18 meses se proclamaría la DUI (Declaración Unilateral de Independencia). En 2016, los 18 meses de plazo todavía eran válidos. Pero volvía a ser el referéndum el instrumento central del designio político de Junts pel Sí y la CUP. En 2017, excedido el periodo que el Govern resultante de las elecciones se había autoconcedido -también un compromiso electoral- se nos dice que si la celebración de la consulta finalmente no es posible, se declarará la DUI amparada por la Ley de Transitoriedad. Por cierto, un Proyecto de Ley que aparte de la reciente filtración en un periódico de ámbito estatal, desconocemos su contenido.  Y lo que es más grave aún; tampoco los diputados del Parlament tienen idea alguna del mismo.

Sin embargo, resulta incuestionable, que el Gobierno español nunca ha cambiado de “pantalla”. Para el Presidente Rajoy no ha sido siempre no. Júzguese esa estrategia como se estime oportuno. No es la pretensión de este artículo.

Ambas orientaciones, la del gobierno español y la del catalán, vienen chocando desde hace meses.  Las cosas han ido empeorando, día a día, y así será hasta el desenlace donde atónitos comprobaremos, que no queda margen excepto para que todo vaya a peor.

El último movimiento del Govern – reunión convocada por Puigdemont el dia 29 de mayo- después del “bienintencionado” cruce de cartas, los partidos favorables al sí, han decidido protagonizar un nuevo viraje. Allí donde se había proclamado que el Pacto Nacional para el Referéndum había concluido sus trabajos, con un acto solemne y formal de presentación de las conclusiones y firmas recogidas, se ha querido otorgarle una nueva vida. ¿Con alguna pretensión explícita? Naturalmente. Dar una nueva oportunidad a Catalunya Sí que es Pot para que se sume a un referéndum unilateral. Sin acuerdo previo y sin carácter vinculante. Todo ello ad maiorem gloriam de la alcaldesa Colau y los suyos.

Sugiero, quizás con un punto de esperanza, que se emplace al Govern a que acepte el principio de que negociar y eventualmente ceder, no es rendirse. Podría comprobarse así, lo que sigue:

  • Ha quedado demostrada, sobradamente, la fuerza del independentismo catalán en la presente coyuntura, aunque hoy se adviertan signos de fatiga y retroceso palpables.

  • Se ha verificado la notable cantidad de compañeros de viaje de los partidos independentistas catalanes que han apoyado, hasta hoy, la reivindicación de fondo. Lo han hecho con la expectativa de obligar al gobierno español a negociar en un contexto político, progresivamente, enrarecido.

  • Se ha constatado, irremediablemente, que el gobierno español ni ha hecho ni hará movimiento alguno. Debe ser totalmente descartada la idea de una respuesta gubernamental desproporcionada a los movimientos secesionistas.

  • Se podría aceptar por la unanimidad de todas las fuerzas independentistas, que ante, el negativo desenlace de la situación en Catalunya, convendría maniobrar con inteligencia. De suyo, no hay otra alternativa.

  • Se acertaría al presentar ante la opinión pública española y catalana un balance de errores y aciertos sincero y claro, sin ocultar las dificultades.

  • Se podría asumir, colectivamente, que la única salida al actual laberinto sería la convocatoria de elecciones. Sin representar menoscabo para ningún partido político, todos ellos, con la excepción más que probable de la CUP, deberían exigir al President Puigdemont que anticipara las elecciones. A mi juicio, esta sería una alternativa de contenido y efecto parecidos a la defendida por los promotores del referéndum. Se trata, en definitiva, de pronunciarnos. ¿No?

Catalanes y catalanas decidirían con su voto que es lo que desean en esta fase final del Procés. Nada podría impedir que se expresaran con auténtica libertad y siguiendo sus deseos más íntimos. Es, en este punto, donde muchos tenemos la convicción de que nuestros conciudadanos sabrán juzgar correctamente la situación y votaran en consecuencia. Va de democracia. ¿No?

Entre demócratas, y los somos todos, aceptaríamos que una vez señalado el camino por los ciudadanos llamados a votar, lo seguiríamos con una legitimidad refrendada. Se puede salir del laberinto. Debemos hacerlo juntos. Y lo conseguiremos si depositamos, sin reservas, en el pueblo de Catalunya las decisiones y confiamos en él. No tiene por qué haber vencidos.

Referéndum Cataluña- ¿Podemos salir del laberinto-. Blogs de Libertad de elegir